Los proyectos están compuesto de tareas, y estas a su vez de subtareas, que se desglosan en paquetes de trabajo y a su vez estos paquetes de trabajo tienen las actividades que necesitamos llevar a cabo.

Evidentemente que todos los proyectos no tienen necesariamente que tener este desglose. Se supone que ya hay un desglose de las tareas, que conlleva el proyecto y se procede a ingresarla en una matriz, en la cual se debe indicar la duración de la tarea y la interrelación entre ellas.

Durante el proyecto, estas tareas pueden sufrir modificaciones que deben ir incorporando, pero se necesita un grupo inicial de tareas para darle vida al proyecto.