Adaptarse a la industria 4.0 es el reto más importante de las generaciones actuales ya que se está jugando el futuro, y la velocidad es clave. Hoy en día la educación se trata de un tema de colaboración y un síntoma de emociones y sentimientos, para que el alumno pueda captar toda la información necesaria y de esta manera pueda generar nuevos conceptos en la parte del conocimiento.

En nuestro país, sólo 3 de cada 10 jóvenes de 18 a 22 años tiene la oportunidad de asistir a alguna universidad o institución de educación superior. Sin embargo, el 59%de la población mayor a 5 años tiene acceso a Internet. 

La tecnología ayuda a innovar y a transformar la educación y cuando las instituciones se dan la oportunidad de escuchar sobre las situaciones, les permite abrir el panorama y armar proyectos a futuro.

La tecnología es una herramienta que facilita los procesos de enseñanza-aprendizaje, pero la calidad educativa en eLearning tiene que ver con excelentes criterios de evaluación y buenas prácticas.

El desarrollo de habilidades tecnológicas en los docentes asegura que la educación en línea mantenga su calidad y estándares, generalmente asociados a las universidades en modalidad presencial.

Los docentes deben formarse en tecnologías básicas elementales para tener una sana convivencia con los estudiantes.

La educación en línea tiene mucha oportunidad de crecimiento, gracias al interés de usuarios en busca de educación de calidad a bajo costo o gratuita.

El futuro de la educación es incierto y gracias a ello, las instituciones académicas aún tienen formas de innovar y mejorar las experiencias de enseñanza-aprendizaje. Esto beneficiará especialmente a los usuarios.